Un gobernador que gobierna poco

01/12/2022|Categorías: Banca, Biografías, Clientes, Empleados, FROB, Regulador|Etiquetas: , , , , |

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, lleva tiempo recomendando prudencia a los bancos y pidiéndoles que aumenten sus provisiones a la vista de los malos tiempos que se avecinan.  Ningún banco parece haberle escuchado. ¿Ninguno? Bueno, sí, CaixaBank, quien, por boca de su consejero delegado ha venido a decir, a su manera, que no tiene intención de hacerle caso. Supervisión de las entidades financieras El Banco de España era una entidad muy poderosa hasta que se produjo la unión monetaria europea a comienzos de este siglo. A partir de ese momento, la emisión de moneda y su control pasó a ser competencia del Banco Central Europeo. El Banco de España -como los demás bancos nacionales- se quedó con muy pocas funciones, la más importante de las cuales es la supervisión de las entidades financieras, mediante «requerimientos y recomendaciones, planes de saneamiento, intervención o sustitución de administradores y la posibilidad de sancionar a aquellos bancos y cajas que no hagan lo correcto» de acuerdo con la Ley 13/1994 de Autonomía del Banco de España. Pocas funciones, pero importantes. El desastre de 2008 Daría para mucho analizar qué hizo el Banco de España durante la gran crisis financiera de 2008 y el hundimiento del sistema bancario español.  Ya sabemos que aquel despropósito nos costó a todos los españoles unos 60.000 millones de euros, de los que apenas se han recuperado 5.000. Y sabemos que casi la mitad se lo llevaron Bankia y otras cajas menores, que han terminado en manos de CaixaBank. Hernández de Cos fue nombrado gobernador del Banco de España en 2018, así que no se le pueden echar en cara los graves errores cometidos durante aquel periodo infausto como, por ejemplo, aquella delirante autorización de la salida a bolsa de Bankia, cuya ilegalidad era manifiesta para cualquiera que supiera leer un balance. Hernández de Cos, en cambio, hasta ahora no ha hecho nada malo. Es que no ha hecho nada, para ser exactos. CaixaBank, a lo suyo La prueba se ve estos días. El gobernador está siendo muy insistente en dos ideas: que los sueldos no suban -asunto que no le compete en lo más mínimo- y que los bancos ahorren y no se lo gasten en fruslerías, como hicieron en el pasado. Eso es lo que significa el término técnico de «provisionar», que lo medios manejamos siempre sin explicar debidamente. Pero si los bancos provisionan, en un momento dificil como este, de algún sitio tendrán que quitárselo. A los clientes y a los empleados ya se lo quitan todo cuanto pueden (comisiones cada vez más altas, exigencias laborales insoportables). Solo queda un sitio donde se puede rascar: los dividendos de los accionistas. Pero ahí no: a los accionistas no se los toca y en todos estos días de intensa actividad mediática de Goirigolzarri y Gortázar para explicar que las cosas están difíciles nadie les ha oído decir una palabra sobre este asunto crucial. ¿Sacrificios? Lo que hagan falta. Humanos, si es necesario. Pero que [...]

Gobierno y bancos, los grandes beneficiados del pacto hipotecario

26/11/2022|Categorías: Banca, FROB, Vivienda|Etiquetas: , , , , , |

CaixaBank ejerce ahora de banco público porque para esto le va bien Madrid, 28 de noviembre de 2022 El acuerdo sobre las hipotecas beneficiará, con suerte, a un máximo de un millón de ciudadanos, pero los verdaderos beneficiados serán el gobierno y la banca. Por eso CaixaBank se ha puesto a la cabeza del peloteo a la vicepresidenta. "Seño, seño, yo me la sé..." han venido a decir Fainé, Goirigolzarri y Gortázar para que los saquen a la pizarra a lucirse. El banco público El acuerdo beneficia al gobierno porque este anda muy necesitado de dar respuestas a una situación económica que se está complicando mucho y para la que no encuentra recetas. Con esto lanza un mensaje de interés por los  desfavorecidos, más allá de si realmente se resuelve algo, cómo y cuándo. En esto de los mensajes al viento, Nadia Calviño se está revelando una maestra, como ya demostró cuando Carlos San Juan consiguió que se escuchara el problema de la brecha digital. Se escuchó, en efecto, y la vicepresidenta se hizo fotos. Hasta ahora solo eso, que sepamos. Esta vez se ha puesto más seria y ha echado mano de CaixaBank, donde el Estado tiene más del 16%, y donde, por tanto manda mucho. Le ha llamado al orden y el banco se ha apresurado a obedecer. Una  pantomima útil CaixaBank ha respondido disciplinadamente y ha dicho "sí, bwana", porque más le vale ceder un poco en las condiciones de las hipotecas de este millón de desfavorecidos que verse invadido por un montón de impagos y por una mayor pérdida de reputación. A los demás bancos tampoco les va mal esta pantomima, pero el Santander y el BBVA tienen que ponerse un poco más solemnes y hacer como que se lo piensan. Y a la prometedora presidenta de la Asociación Española de la Banca (AEB), Alejandra Kindelán, le encaja salir en los medios dándose pote. Como buena discípula de su jefa, Ana Botín, sabe bien que, en el mundo de la banca, las sonrisas no se cotizan. Todo sigue en orden Todo sigue perfectamente en orden: mientras CaixaBank sigue acumulando quejas y subiendo comisiones, su presidente declara sin empacho que "el oficio de las entidades financieras es ayudar a dar soluciones a los clientes desde la cercanía". Mientras las ayudas que el Estado entregó a Bankia y a las entidades financieras para su rescate ni han sido devueltas ni se espera que lo sean, el Estado anuncia que elevará su participación en CaixaBank, lo que refuerza su condición de único banco público de nuestro país. Mientras los ciudadanos siguen viendo con angustia que los salarios no les llegan para pagar la hipoteca, el gobierno hace anuncios rimbombantes, pero no cierra los flecos para hacerlo efectivo. Ni la banca pública ni la privada resuelven los problemas de la gente. Pero unos y otros no se cansan de echarse flores            

El otro chiringuito de Fainé y Goirigolzarri

19/09/2022|Categorías: Banca, Historia, Regulador|Etiquetas: , , , , , , , , |

Isidro Fainé, el todopoderoso presidente de la Fundación la Caixa, es, además, desde el año 2010, presidente de la CECA, la patronal que agrupa los restos de las cajas de ahorro y de los bancos que nacieron de ellas.

Desde ahí mantiene una privilegiada interlocución con los poderes públicos -Gobierno y Banco de España- sin tener que rendir cuentas a la AEB, la patronal de los grandes bancos, ahora bajo el control del Santander.

Fundación «la Caixa»: Un extraño artilugio

04/07/2022|Categorías: Banca, Fundación, Historia|Etiquetas: , , , |

La entidad presidida por Fainé parece utilizar la cultura como pretexto Redacción, 4 de julio de 2022 Desde hace ocho años, el expresidente de CaixaBank, Isidro Fainé, preside la Fundación "la Caixa" y, desde entonces, esta entidad es el máximo accionista de CaixaBank a través del vehículo inversor Criteria Corporación. Es el único caso conocido de una Fundación que actúa como un fondo de inversión. Nadie duda de la legalidad de la fórmula, pero resulta cuando menos extraña, sobre todo, porque esto no ha sido así en los más de cien años de historia de la entidad y porque coincide casualmente con las circunstancias que obligaron a Fainé a dejar la presidencia de CaixaBank a raíz de la nueva Ley de Cajas de Ahorros de 2014. Sin ánimo de lucro Las fundaciones son entidades que, por definición, no tienen ánimo de lucro, tal como viene definido en el artículo 2 de la Ley de Fundaciones que desarrolla el artículo 34 de la Constitución, donde se reconocen como una figura jurídica de extraordinaria importancia. Las cajas de ahorro han sido durante casi tres siglos una figura esencial del entramado bancario español. Encajadas de lleno en el mercado y en sus reglas, las cajas tenían una misión social de redistribución de riqueza sin ánimo de lucro. Fundaciones y cajas casaron bien como fórmula para canalizar servicios diferentes perfectamente complementarios: las cajas, a dar servicios financieros; las fundaciones, servicios culturales y sociales. ¿Qué podía salir mal? Dudosa moralidad Casi todo salió mal porque buena parte de la clase política y financiera descubrió que lo de no tener ánimo de lucro se refería a los demás. Las cajas de ahorro desaparecieron y las fundaciones dependientes de estas han hecho lo que han podido. Seamos justos: las fundaciones, como instrumentos de servicios socioculturales, siguen funcionando bien en España. Hay más de 8.000 y son un buen canal de redistribución de beneficios empresariales que, invertidos en ellas, les aportan favores fiscales de diverso tipo. No habría nada que objetar si no fuera por algunos ejemplos de dudosa moralidad -aunque, seguro, de estricta legalidad. El caso de la Fundación "la Caixa" es paradigmático. Posee, además de otras muchas participaciones empresariales, algo más del 30% de CaixaBank y es, con mucho, su accionista mayoritario. Para entendernos, el que de verdad manda en CaixaBank es Fainé porque su capacidad decisoria en las grandes temas estratégicos es casi absoluta. Es cierto que la Fundación "la Caixa" hace mucha obra social, e incluso da empleo a infantas desasistidas. Pero, ¿alguien cree que a Fainé le importa mucho la cultura?    

El señorito Fainé, la infanta Cristina y el negro de Urdangarín

27/06/2022|Categorías: Banca, Biografías, Historia|Etiquetas: , , , , , , , , |

Los últimos enredos del Rey Emérito han cogido a Isidro Fainé tan entrenado en sortear obstáculos que ni siquiera sale en los papeles cuando se habla de los problemas de don Juan Carlos.

Será porque ya tiene bastante con Villarejo, pero lo cierto es que los vínculos del presidente de la Fundación la Caixa con la Casa Real siguen siendo estrechos.

Ir a Arriba